Más de 440 hectáreas de bosque, paisajes suavemente ondulados, aire puro y contacto directo con la naturaleza.

 

Lejos del ruido de la ciudad, conviven animales domésticos con animales salvajes… y una gran variedad de coloridos pájaros que se sienten atraídos por el refugio de los pinos.